El exboxeador argentino Mario Melo, de 56 años, murió atragantado mientras participaba en la Fiesta de la Medialuna de la localidad bonaerense de PinamarBuenos Áires, Argentina,  en la que ganaba quien comiera mayor cantidad de croissants en un minuto, confirmaron hoy a EFE fuentes sanitarias.

Melo era uno de los participantes, este domingo, de una competición que consistía en ingerir todas las medialunas (como se llama en Argentina) posibles en un minuto, y tras engullir la tercera, según dijo su hermana a medios locales, se desvaneció.

El exboxeador fue asistido en dos ocasiones, primero cuando un bombero que se encontraba custodiando y como espectador del evento y posteriormente un médico al llegar a una hospital de Pinamar, que se encontraba fuera de guardia, detalló la cadena EFE, tras la información proporcionada por Emergencia de Pinamar, Teodoro Maio.

De cualquier forma, Maio aseguró que el equipo de emergencia, que permanecía en el evento desde el sábado cuando se inició la celebración, también estuvo presente en el momento del accidente.

Los cuatro miembros de ese dispositivo, al contemplar que el exboxeador  -que padecía diabetes-  no respondía a las maniobras de emergencia, lo trasladaron en ambulancia al hospital en estado “en paro”, aseguró Maio, donde se le realizaron “todas las maniobras necesarias”.

Melo, apodado con el nombre de “Mazazo”, que llegó a ser campeón en Sudamérica de los pesados durante la década de 1990.


Videos

En Portada