Martías Firpo, es el hincha de River Plate que originó y atacó al autobús de Boca Juniors, el pasado domingo 25 de noviembre, y ha reconocido su error por el piedrazo que generó los incidentes y posteriormente la suspensión de la gran final de la Copa Libertadores de América, al mismo tiempo admitió sentirse arrepentido por lo sucedido, y se justificó por su acción, indicando que se trató de un impulso que no pudo controlar.

 

“Fue un momento en el que no supe controlar un impulso y la verdad que me arrepiento”, declaró el aficionado, que será sometido a un juicio abreviado que lo puede condenar a  una sentencia de más de dos años de prisión, aunque la pena es excarcelable.

Firpo también manifestó: “Fui con mi familia y no soy de hacer estas cosas. Se que estuve mal y me duele”.

La jueza de la causa y el agresor acordaron verbalmente y este fue liberado a la espera del juicio, por lo que en su lugar de residencia podrá ver la final entre River y Boca. 

 


Internacionales

En Portada