Para algunos sabe muy amargo y para otros un poco más dulce en relación a lo que se había visto antes. Lo cierto es que Honduras mostró mejores signos vitales en varios tramos del juego ante Costa Rica aunque al final no le alcanzó ni siquiera para el empate. El inicio para los catrachos fue bueno teniendo más la pelota y animándose más a la ofensiva. En la primera mitad la más clara la tuvo Quioto cuando se quedó mano a mano con Pemberton y no logró vencerlo.

Costa Rica lo tenía claro, mantenerse bien parados atrás para evitar sorpresas con la velocidad de Honduras en un contragolpe. Entonces los ticos salían con trazos largos más que todo por el sector derecho sin mayores problemas para la banda que cubría muy bien Carlos Sánchez.

Pero a los 39 minutos Costa Rica cambió al sector izquierdo para su ataque. Un largo servicio que le ganó la espalda a Félix Crisanto, luego centro sobre el corazón del área que encuentra desmarcado a Marcos Ureña para el único gol del partido. Buba López no pudo hacer nada para evitarlo.

Para el segundo tiempo Costa Rica se dedicó a replegarse todavía más. Entendía que si Honduras no tenía espacios en campo abierto sus opciones serían pocas. Y de hecho estaban en lo cierto. Aunque a la bicolor le quedó una clara en la derecha de Elis, la realidad es que fueron muy pocas las oportunidades a gol que tuvieron. Hubo mucha posesión, cierto, pero porque los ticos decidieron entregarle el balón a los de Pinto.

Al final una nueva derrota de Honduras en la era del técnico colombiano. La bicolor mejora un poco pero sigue sin alcanzarle. Ante Guayana Francesa este martes habrá que ganar y de manera convincente.

Ficha del juego:


La Bicolor

En Portada