Aaron Mooy pelea la pelota ante la marca de Emilio Izaguirre y Jorge Claros. El 13 de Australia fue figura de su equipo.

La Selección de Honduras no tuvo su mejor partido ante un rival que le quitó la pelota y le generó claras oportunidades de gol. Pero dentro lo malo lo bueno ha sido que Australia no logró marcar y el cero a cero deja las puertas abiertas para que pueda suceder cualquier cosa en Sídney.

Honduras sólo lució con alguna claridad en ataque en los primeros 15 minutos. Con pase largo estaba ganando la espalda del rival. Pero los australianos se fueron adaptando al ambiente y también al pésimo estado de la cancha del Olímpico. Tenían más la pelota, se miraban más seguros y nos estaban metiendo en problemas. Donis evitó lo que pudo ser el primero en remate corto dentro del área.

Luego Juric tuvo la más clara del partido en un mano a mano dentro del área. Le había ganado bien la pelota a Figueroa que terminó perdiendo el equilibrio. Para fortuna nuestra el disparo abrió desviado ante un ya vencido Escober.

La complementaria fue perdiendo ritmo pero siguieron siendo los australianos mejores con la pelota. Siempre tocando corto, a lo seguro. Donis tapó un cabezazo de Juric que remató solo. Después tuvo Honduras su única oportunidad de marcar. Un gran pase de Jorge Claros que encuentra libre a Carlo Costly. El atacante soltó potente remate que el arquero mandó al tiro de esquino. Eso fue todo en ataque para Honduras.

Final sin goles y con la moneda en el aire. Eso sí, Honduras tendrá que mejorar mucho para pescar algo en Sídney. Habrá que luchar contra el agotador viaje y el poco tiempo para reponer fuerzas.


Internacionales, La Bicolor

En Portada