El capitán del Dundee FC de la Premier League escocesaPaul McGowan luce en su tobillo una tobillera de rastreo ya que cuenta con problemas con la justicia del país europeo. El jugador ha tenido varios problemas con saltar las reglas de su país.

A principios de julio McGowan tuvo una larga riña con un policía en unos de los clubes nocturnos en la ciudad ubicada al este de Escocia. Un juez determino darle libertad condicional, por lo que debe lucir este aparato en unos de sus tobillos.

Además, el capitán del Dundee FC, durante todo un año debe de regresar a su casa antes de las siete de la tarde, Así pues, podrá jugar siempre que los partidos se disputen antes de este horario y durante dos meses deberá de lucir esta tobillera.

 

 


Videos

En Portada