James Troisi, goleador de Australia en las últimas dos rondas rumbo a Rusia 2018. (Foto: Herald Sun)
Entre la tercera y la cuarta ronda de la eliminatoria de Asia, Australia marcó 19 goles y recibió 13. Como local, un registro muy positivo: 12 goles a favor y 5 en contra. Como visitante la cosa cambió: 7 goles a favor y 8 en contra. Anotó gol en todos los partidos que disputó como local; y de visitante, solo en un juego no encontró portería: contra Japón 2-0 en Saitama. Justamente la única derrota de los australianos en esta eliminatoria.
No perdió ningún partido en los que anotó primero que el rival. Pero registra una única victoria cuando el rival anotó primero, y no fue en tiempo regular, sino en la vuelta del repechaje contra Siria: gol de Cahill en el minuto 109 del tiempo extra. Marcó 4 goles en los primeros 15 minutos de juego; y marcó otros 4 en los últimos 15 minutos del primer tiempo. 2 goles en los primeros 15 minutos del segundo tiempo, y su mejor momento para encontrar el arco rival, fue después del minuto 60. Entre el minuto 60, y el gol de Cahill en la prórroga, son 9 anotaciones. El equivalente al 47% de los goles anotados en la tercera y cuarta ronda. Pero también es la última media hora de juego donde más goles encajan: 5 de 13 goles en ese lapso de tiempo, un 38% del total de goles permitidos.
En jugadas a balón parado, los especialistas son dos: James Troisi (zurdo) y Aaroy Mooy (derecho). Pero sin importar el cobrador, parece que la idea fue siempre buscar un punto en el primer poste y el borde del área chica. 5 goles llegaron por esa vía. Y otra característica es el juego por los costados; creación con los volantes externos para terminar casi siempre con una definición en el área menor. 12 de 19 goles los australianos los consiguieron en esa zona. El resto de goles llegó de penal o en remates desde fuera del área. Pero sin ser esta última su principal vía. Dos goles con remate de distancia, y ambos en el mismo partido, contra Arabia Saudita. Aunque Troisi y Mooy son los dueños del balón detenido, los penales son de Mile Jedinak: 3 cobros, y los tres los anotó. Uno al centro y dos a la derecha del portero.
El máximo anotador en las últimas dos rondas de la eliminatoria fue Tomy Juric, con 5; y los líderes en asistencias fueron el extremo derecho Mathew Leckie (no jugará en San Pedro Sula por acumulación de amarillas) y el volante interior Aaron Mooy.
En cuanto a los 13 goles encajados, ninguno llegó en jugadas de táctica fija o juego aéreo. La mayoría fue con balones a espaldas de los zagueros, o aprovechando el ancho del campo; además de 4 goles en jugadas de contraataque, y un solo gol con remate desde fuera del área.
13 goles en contra, casi el doble de los goles permitidos por Australia desde que juega las eliminatorias en Asia. Pues solamente recibió 8 tantos en tercera ronda en dos eliminatorias, rumbo a Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.
Arabia Saudita y Japón fueron los que mejor aprovecharon las falencias de la defensa australiana. Porque sin duda es esa una de las grandes debilidades de la selección de Postecoglu.
Disputó los primeros juegos con línea de cuatro, pero tras caer en una racha de cuatro empates consecutivos en la que encajaron 6 goles, decidió modificar a línea de tres, y no ha vuelto a cambiar. En el papel, juegan con un 3-5-1-1.

Internacionales

En Portada