Este proceso de Pinto nos sigue dejando más cosas para lamentar que para celebrar. Y ligado a esto, nuestros federativos están cometiendo el grave error de confrontarse con los jugadores en su idea de respaldar al entrenador por encima de cualquiera. Se les olvida que Jorge Luis Pinto es colombiano y que eventualmente dejará el país para asumir otro reto. Mientras que los jugadores seguirán siendo hondureños y son los que saltan al campo para intentar ganar los partidos.

Ahora con la polémica que se ha generado alrededor de la decisión de Rivas de no atender la convocatoria para la Copa Oro, leí una declaración inoportuna y alejada de la realidad cuando se trata de los legionarios. Dijo Jorge Salomón en referencia al caso Rivas: “El muchacho está escondido, es un joven pero debe entender que la Selección es importante para su carrera. Poco a poco irá aprendiendo”.  ¿En serio Sr. Presidente de Fenafuth? ¿Usted realmente cree que Rivas necesita a la Selección para triunfar?

Jorge Salomón debería saber que, en estos momentos, la Selección de Honduras no es lo más importante para la carrera de Rigoberto Rivas. Porque recién firmó un contrato con el Inter hasta el 2022. Ya está en la gran carpa sin necesidad de sufrir con el paso de la pobre formación que la Fenafuth aporta a los jugadores catrachos. Y Rivas no le debe nada al fútbol de Honduras. Él es producto total del Inter, club al que llegó desde muy cipote. No nos engañemos, la supuesta vitrina de una Selección de Honduras ya le sobra. No la necesita. De hecho, nunca la necesitó.

Lo que Rivas sí necesita es consolidarse en el primer equipo del Inter. La firma de su contrato habla con claridad sobre la apuesta de la escuadra de la Serie A. Además Rivas ya pronto culminará su etapa con el equipo en la Liga de Primavera y estará listo para llegar al primer plantel que podría ser en esta temporada que ya se viene.

Sobre si el volante ofensivo quiere jugar con Honduras o no, él ya lo ha dejado claro varias veces con un categórico sí. Además se debe recordar que el Inter aceptó cederlo para el Mundial Sub 20 pero desde Honduras les respondieron con un “no gracias“, porque lo enviarían dos días antes del debut de la bicolor. Un absurdo mayúsculo tanto del técnico Carlos Tábora, como de los federativos.

Así que por favor estimados señores de la Federación de Honduras, se les pide ubicarse y poner los pies sobre la tierra. Ya no confronten más a nuestros futbolistas. Al contrario. Busquen acercarse con el talento y la astucia de un buen estratega. Ustedes los necesitan más a ellos, que ellos a ustedes. Los buenos jugadores no se compran en la pulpería. Y cuando aparecen, debemos tenerlos cerca en lugar de alejarlos. Sólo es un consejo.


Opinión

En Portada