La semana pasada fue de altos y bajos para Diego Armando Maradona.

Primero se le detectó un sangrado estomacal durante un chequeo médico solicitado por la Liga MX a todos los entrenadores del fúbol mexicano, luego estuvo en una celebración familiar y estaba supuesto a presentarse a pretemporada seguido de esto.

Según los médicos, esto no ponía en riesgo la vida del 10 y a pesar de ello lo médicos recomendaron realizar la cirugía lo más rápido posible para cortar dicho sangrado y que así regrese a México para cumplir con sus funciones como director técnico de Dorados.

La cirugía tiene como objetivo corregir el error y cortar dicho sangrado de una buena vez para que regrese a México para hacerse cargo de Dorados, al que llevó a la Final del Apertura 2018.

 


Internacionales

En Portada