Dybala festeja uno de sus dos goles ante el Barcelona. (Foto: Trome)

El sábado Juventus superó de visitante al Pescara por 2-0 con doblete de Gonzalo Higuaín. Este resultado puso a la Juve más cerca del título, gracias a que la Roma no pasó del empate 1-1 contra Atalanta y ahora la diferencia es de ocho puntos entre el primero y el segundo.

Solo una preocupación dejó el partido en el estadio Adriático: las molestias en el tobillo de Paulo Dybala. Los volantes Mamadou Coulibaly y Sulley Muntari convirtieron cada duelo con el habilidoso jugador en una autentica carnicería. A los 3 minutos Muntari ya había recibido tarjeta amarilla por una entrada por la espalda sin la mínima intensión de jugar el balón. Lo que le siguió fueron pisotones y barridas malintencionadas. El cordobés tuvo que salir del campo en el minuto 54, permitiendo el ingreso de Stefano Sturaro.

Hasta el domingo por la noche, Dybala era duda para el partido del miércoles en el Camp Nou. El lunes por la mañana se ha presentado a los entrenamientos y ha trabajado con el resto del plantel con absoluta normalidad. Si Juventus quiere acceder a las semifinales mucho depende, es cierto, de su excelente trabajo defensivo, pero no podemos desconocer que Dybala es una pieza muy importante en el cuadro de Massimiliano Allegri.


Internacionales

En Portada