Foto de inverse.com

En la NFL es muy difícil predecir qué equipos estarán en el Super Bowl, y un ejemplo de ello es el duelo de este domingo, pues antes de comenzar la temporada Los Ángeles Rams no estaban entre los favoritos, pero con un gran trabajo de equipo han logrado llegar a dicha instancia.

Sin embargo existen sus excepciones, y si somos sinceros esa excepción solo se aplica a una institución, hablando específicamente de los New England Partriots. Con Bill Belichick como jefe al mando y con Tom Brady como líder dentro del campo los patriotas siempre son favoritos, y claro, en esta campaña no fue diferente.

En la temporada regular se quedaron con un récord de 11 victorias y 5 derrotas, lo que los posicionó como segundos en la Conferencia Americana, así que a pesar de no ser mejor que los Kansas City Chiefs, lograron meterse directamente a la Ronda Divisional, en la cual enfrentaron a Los Ángeles Chargers.

Foto de gazette.com

En la previa parecía una llave un tanto difícil para los Pats, pero los cierto es que manejaron todo con tranquilidad, quedándose con el triunfo gracias a un marcador de 41 a 28 a su favor, dando un golpe sobre la mesa y dejando claro que en la postemporada buscarían nuevamente el protagonismo.

Pero cuidado, después de eso en la final de conferencia se venían los Kansas City Chiefs, y el juego lo tenían que encarar como visitantes, así que existía mucha expectativa antes del encuentro.

Patrick Mahomes y los jefes en general no decepcionaron, metieron en serios apuros a los patriotas pero solo les ajustó para llevar el duelo a tiempo extra, donde Tom Brady mostró que tiene nervios de acero, pues de sus manos se armó la serie ofensiva que terminó en touchdown para que los suyos ganaran 37 a 31 aquel juego, clasificándose al Super Bowl 53.

NOTA: El Super Bowl LIII comenzará a disputarse este domingo a las 5:30 de la tarde (Hora de Honduras) en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta.


Polideportivo

En Portada