Se habían disputado ya seis fechas de la fase hexagonal en Concacaf y Honduras contabilizaba dos cosas bastante claras: muy bajo nivel de fútbol y escasos puntos acumulados.  A lo mejor en cualquier otra eliminatoria su proceso ya estuviera descartado y sin opciones de llegar al Mundial. Pero no con Pinto.

La fecha 7 le marcaba la obligación de vencer a Trinidad y Tobago como visitante para mantenerse con opciones vía repechaje. Y resulta que el fútbol le ha dado un bono doble porque no sólo se le ganó a los caribeños sino que también Estados Unidos cayó ante Costa Rica contra todo pronóstico. Ahora venciendo a los norteamericanos el martes la bicolor agarra cupo directo.

Esto es lo que tiene el fútbol. Vueltas inesperadas que no necesariamente tienen que ver con un buen nivel o con un mal nivel de juego. Y es que Honduras venció a Trinidad y Tobago jugando un buen primer tiempo pero se cayó de manera peligrosa en el complemento. De hecho los caribeños, con todo y su baja calidad, metieron en serios problemas a los catrachos. Pero se ganó. Y es lo que al final importa.

Ahora Jorge Luis Pinto tiene la gran oportunidad de encontrar, por fin, su gran momento desde que llegó a Honduras. Un momento que lo puede colocar en el tercer lugar de la eliminatoria a falta de dos fechas por disputar y lo mejor de todo, sin depender de nadie para el ansiado cupo al Mundial de Rusia. Todo pasará por derrotar a los Estados Unidos. ¿Podrá Honduras?

No tengo ninguna duda que sí. Pero el sí se convertirá en un no si el colombiano asume una formación conservadora. Partidos como el del martes se ganan saliendo con todo desde el inicio. El rival viene muy tocado y golpeado. Si Honduras lo deja afianzarse y tomar confianza el juego se perderá. Pero si Honduras salta al campo ahogando al rival desde el inicio entonces lo puede rematar. Y creo que es lo que debe hacer.

Estos duelos están hechos para jugadores como Carlo Costly y Boniek García. Ambos deben salir jugando desde el inicio. Y junto a Costly debe estar Lozano. Además lo ideal sería eliminar un segundo contención. Con uno debe ser suficiente si lo que realmente se quiere es ganar el partido. Ahora bien, si la idea de Jorge Luis Pinto es el empate pues seguro saldrá con dos contenciones y sin Boniek ni Costly como titulares.

¿Que así ganamos el viernes? Por favor, el rival del martes, con todo y lo golpeado que llegará, tiene mucho más fútbol que el rival del viernes anterior. Está claro que varias cosas deben cambiar para el duelo ante Estados Unidos.


Opinión

En Portada