Martín García tiene pocos días para recuperar a su equipo de cara a la visita a Tocoa.

El campeón nacional no impone su categoría y juega muy lejos del nivel esperado en este Clausura. Sus números dan miedo, pero no a sus rivales sino que a ellos mismos. Real España disputó ayer ante Olimpia su sexto partido acumulando su segunda derrota de manera consecutiva. En los restantes cuatro encuentros ganó uno y empató tres.

Su único triunfo lo consiguió ante Vida en la primera fecha. Es importante recordar que al cuadro ceibeño no le marcaron dos claras faltas de penal en la etapa inicial. El único tanto del juego lo marcó Dárixon Vuelto desde el punto penal.

Luego llegaron empates ante Honduras Progreso, Motagua y Marathón. Hubo destellos de buen fútbol en estos partidos pero comenzaba a notarse un gran problema, la falta de gol. La máquina apenas marcó tres tantos. Muy por debajo de lo esperado y requerido.

Por si esto fuera poco en casa encajó dos derrotas seguidas, primero ante UPN y luego ante Olimpia. El equipo se ve sin chispa y sin esa agresividad mostrada en el torneo anterior. Cuesta entender un cambio tan radical en tan poco tiempo.

Ahora Real España se prepara para medirse a Real Sociedad en Tocoa este miércoles. Una cancha complicada ante un rival que lucha por evitar el descenso. Si la máquina no despierta pues se vendrá una nueva derrota y desatará una crisis de esas fuertes.


Nacionales

En Portada