No sé si vieron completo el partido entre el Alianza y el Platense en el Estadio Cuscatlán. Cierto, al cuadro porteño le quedó un poco grande el rival aunque el segundo tiempo creo que logró superar un poco a los albos. Pero el motivo de esta nota es más para escribir sobre Edgard Álvarez.

A sus 37 años fue lejos el mejor de su equipo. Es un gusto verlo sobre en el campo desplegando toda su calidad técnica y toda su fortaleza física como si fuera un futbolista en sus veintes.  Álvarez corrió desde el minuto uno hasta el minuto 90. Marcó siempre que pudo y se mandó una gran cantidad de piques sobre el carril derecho. Es un ejemplo. No hay duda.

Entonces me pregunto el porqué en una situación de crisis como la que vive nuestra Selección Nacional, un jugador como Álvarez no pueda tener un espacio. Siempre he creído que los convocados para jugar deben ser los que en mejor nivel estén sin poner como requisito la edad. Pero en Honduras tenemos la mala costumbre de cerrarle la puerta al veterano sin importar su calidad.

Puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que Edgard tiene todavía suficiente fútbol en sus piernas como para aportarle a la escuadra nacional en estos partidos de septiembre y octubre. Un jugador que corre como él, un jugador que tiene la calidad técnica como él, es un jugador que debe tener un espacio en su Selección. Claro, si él quiere y si el entrenador también quiere.

Desconozco si en algún momento hubo acercamiento entre Jorge Luis Pinto y Edgard Álvarez. Pero, considerando el momento de crisis que vive la escuadra catracha, creo que vale la pena hacer el intento con algunos jugadores de la generación anterior que todavía están activos y con buen nivel.  Con la baja confirmada de Andy Najar y el distanciamiento de Roger Espinoza, entre otros, a lo mejor este sea el momento ideal para cambiar un poco el esquema de convocatorias.

En marzo del año pasado se le preguntó a Pinto el motivo por la no inclusión de Álvarez y el colombiano contestó: “Lo hemos visto pero de pronto en esa posición tenemos a otros que están rindiendo más”. Esa respuesta fue hace 16 meses y luego de todo ese tiempo el volante de Platense sigue con una calidad que le tendría que valer una posibilidad en la bicolor. Por lo menos para que sea una opción de cambio. Porque hoy, a pocos días para enfrentar a Trinidad y Tobago y Estados Unidos, lo que menos le sobra a Pinto es plantel. Y entre más robusta sea su convocatoria, mejores serán las posibilidades de seguir peleando por un cupo al mundial.


Opinión

En Portada