Hamilton tiene el mundial casi ganado. En la imagen celebra con el público que asistió a la carrera. (Mundo Deportivo)

Lewis Hamilton no defraudó. El inglés vive un momento espectacular de forma y no desaprovechó la ocasión para hundir todavía más a un Vettel que sigue aferrándose al título ya sin esperanzas ni fuerzas. El inglés tuvo que sufrir más de lo esperado para batir al germano, pero consiguió con mucha seguridad su principal objetivo del fin de semana, el triunfo. Lewis no quería ni hablar del título. Ya avisaba en la previa que sólo pensaba en ganar, y lo hizo, preparándose el terreno para una más que posible fiesta en México. El británico se impuso a Vettel, que fue segundo necesitando que Raikkonen, tercero, le dejara pasar tras un fallo garrafal de estrategia de Ferrari, que vio como Mercedes se adjudicaba el Mundial de Constructores a falta de tres carreras por disputarse.

“Prepárense para la pelea”, avisaba el mítico Michael Buffer por megafonía como suele hacer el presentador en los combates de boxeo, y Lewis terminó el GP de Estados Unidos con una victoria que deja casi K.O. a Vettel en la lucha por el campeonato. No obstante, el inglés no pareció salir con los guantes puestos de un inicio, ya que vio como Vettel le pasaba en la salida. El teutón debía apretar para ganar hueco sobre el inglés, pero Hamilton enmendó muy bien su error con un ritmo frenético y atestó el primer ‘derechazo’ a su rival quitándole las pegatinas de su SF70H en sólo 6 giros. A partir de ahí, todo parecía controlado para Lewis, pero Vettel dispondría de un segundo asalto para poner contra las cuerdas al inglés.

Los de Brackley se durmieron en los laureles en el momento de realizar la primera parada de Hamilton y sufrieron más de lo debido por ello. El británico salió del pit lane justo por delante del teutón, que veía como su intento de ‘undercut’ se veía frustrado por muy poco. No faltó el error de Vettel, ya que si no se hubiera salido de la pista instantes antes, cuando estaba apretando al máximo, podía haberle arrebatado la posición a Hamilton. A partir de ahí, Lewis se dedicó a gestionar su ventaja sin problemas para coger ya entre sus manos otro pedacito de título con la esperanza de recuperar el trono que perdió el pasado curso.

Sebastian Vettel se equivocó en la estrategia y realizó una segunda parada en la vuelta 39 cuando era segundo. Ahí, destrozó las pocas opciones que tenía para presionar a Hamilton, ya que el británico y Raikkonen no volverían a parar. Tampoco lo quería hacer Bottas, que tras verse superado al final por el teutón de Ferrari se quedó sin neumáticos y tuvo que realizar su segunda parada. Fue entonces cuando Raikkonen entregó su posición a su compañero para que recuperara una plaza que se había complicado con una mala estrategia.

Vettel había entrado para defenderse del verdadero hombre del día, Max Verstappen, que salía el 17º y llegó a soñar incluso con la segunda posición. El holandés pasó uno a uno a sus rivales a un ritmo frenético y en 11 vueltas ya era sexto. Salir con el neumático súperblando le ayudó con una estrategia más agresiva y terminó la carrera de nuevo con el súperblando para presionar a los Ferrari. Finalmente, pasó a Raikkonen en la última vuelta con un adelantamiento que los aficionados recordarán por mucho tiempo, pero cuando ya estaba esperando para subir al podio, le comunicaron que había quedado cuarto. El holandés fue sancionad con cinco segundos por pasar a Kimi pisando la línea interior de la curva 18, algo que supuso un jarro de agua fría para Max.

Carlos tenía en este GP de Estados Unidos un único cometido: aprender. Pero el espíritu competitivo que tanto caracterizaba su padre también es uno de sus elementos principales y el madrileño no se conformó con eso. Fue a por todas, con el cuchillo entre los dientes y cerró de forma espectacular su fin de semana de debut con Renault. El español se vio perjudicado por la habitual mala estrategia de los franceses y tuvo que hacer una carrera a contracorriente tras la primera parada. A partir de entonces, hizo honor al apodo que le puso Buffer en su presentación previa a la carrera, ‘El Matador’. Y es que tras la carrera de este domingo, no nos extrañaría que tras deshacerse del ‘Jr’ que tanto le ha acompañado en su salto a la F1, ahora se haga también con el apodo por el que se conocía a su padre.

Su lucha estaba en la sexta plaza, y para ello debía superar a los Force India. Y estuvo a punto de lograrlo. Se deshizo de Pérez con una maniobra increíble en el primer sector, demostrando su gran calidad al volante, y estuvo a punto de repetirlo con Ocon al final de la carrera. No obstante, la mayor potencia del motor Mercedes de su oponente y la buena defensa del galo le privó de una sexta plaza con la que hubiera igualado la mejor posición de su compañero HÜlkenberg en todo el año en su primera carrera con la marca del rombo. Se quedó a las puertas, pero su objetivo ya estaba cumplido: aprendió y dejó claro que ha llegado a Renault para sumar puntos. Su llegada se notó en seguida, ya que gracias a él, renault superó a Haas en la clasificación de marcas y tiene a Toro Rosso a tiro, a tan sólo 5 puntos.

Fernando Alonso realizó una buena salida y podía haber terminado en los puntos fácilmente, no obstante, de nuevo Honda le privó de ello. “Otros 6 o 8 puntos que hemos tirado a la basura”, dijo, el asturiano tras abandonar en la vuelta 25 por otro fallo en su propulsor nipón, que pese a contar con algo más de potencia, sigue fallando. De esta manera, el asturiano terminó con una nueva decepción. El único alivio que le queda es pensar que sólo le restan tres carreras más con la unidad de potencia japonesa antes de iniciar una época ilusionante con Renault. ¡Aguanta Fernando! (Mundo Deportivo)


Polideportivo

En Portada