Foto de motagua.com

El próximo jueves 25 de octubre el estadio Rosabal Cordero de Heredia, Costa Rica, será el escenario del juego de ida de la gran final en la Liga Concacaf, la cual protagonizarán el Herediano y el Motagua.

Los preparativos para dicho partido ya van tomando forma, hablando específicamente de la parte administrativa por parte de los locales, y esto incluye ciertas decisiones que no son tomadas de buena manera por algunos sectores.

La directiva de la escuadra costarricense ha determinado que la barra organizada del Motagua, los Revolucionarios, no podrán tener acceso al inmueble, esto como medida de seguridad en la previa del juego.

Esa decisión no es sorpresiva tomando en cuenta que en Costa Rica está prohibido el ingreso de las barras en los partidos de alto riesgo, sin embargo la información cae como balde de agua fría para los seguidores hondureños que pertenecen a dicho grupo.

El encuentro de vuelta en Tegucigalpa se desarrollará el 1 de noviembre; ese día conoceremos al nuevo campeón de la Liga Concacaf, quien obtendrá la corona que de momento ostenta el Olimpia.


Internacionales

En Portada