Quioto intenta dejar en el camino a Dueñas en el duelo que México venció a Honduras.

Se podría ver desde muchos ángulos. Seguro algunos podrán decir que Honduras luchó en todo momento y que le faltó suerte para lograr mejores resultados en la Copa Oro. Sin embargo el fútbol al final depende más de la calidad en el campo que de la suerte. Y la bicolor no tuvo calidad. 30 meses de trabajo por parte de Jorge Luis Pinto llevaron a Honduras a su nivel más bajo en mucho tiempo.

Esta noche ante México, Pinto decidió ser muy defensivo a pesar que muy temprano ya estaba abajo en el marcador luego del tanto de Pizarro sobre los 4 minutos de partido. El tiempo pasaba y Honduras no modificaba sus líneas para intentar ser más ofensivo. Y jugando así se fueron al descanso.

Para el complemento ingresó Boniek y se mejoró un poco. Luego Sergio Peña y Alex López saltaron al campo y Honduras tuvo un cierre con un poco más de generación en ataque. Lo que pasa es que ya era muy tarde. A pesar que López casi sorprende en un tiro de esquina y Alfredo Mejía remató cerca del palo cuando se jugaba el descuento. No había por donde.

En conferencia de prensa Pinto reconoció que el entrenador vive de los resultados. Tiene razón. Pero en Honduras lo han dejado vivir mucho a pesar que sus resultados son muy malos. Ahora lo que viene es esperar septiembre para saber si todo el proceso se cae por completo o si el colombiano mantiene respirando a una Selección de Honduras que parece haber caído en estado de coma.


La Bicolor

En Portada