Mariano Rivera, oriundo de Puerto Caimito, Panamá llegó acompañado por su esposa a Cooperstown para disfrutar de la Galería de Placas dentro del Salón de la Fama del Béisbol.

“No lo puedo entender. Es simplemente increíble. Es demasiado”, dijo Rivera al asimilar su primera visita al Salón de la Fama. “Es algo inmenso salir de un pueblito de pescadores a un sitio donde está la crema y nata. Para alguien como yo que amo el béisbol, lo que estos hombres hicieron y nos dejaron como legado, no puedo haber tenido un día más fabuloso”, declaró.

Rivera se convirtió en el primer jugador elegido en la votación para el Salón de la Fama con 425 votos en la elección de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Durante la entrevista, aseeguró que los mejores momentos eran ponerse el uniforme, durante 19 temporadas.


Polideportivo

En Portada