Tras levantar el Balón de Oro, el mediocampista Luka Modric concedió una entrevista a la revista France Football, donde pasa repaso de su extensa carrera futbolista, el momento que Arsene Wenger lo rechazó, las palabras de Zinedine Zidane después de que el francés fuera nombrado entrenador del Real Madrid.

 

Su primer trofeo: “Si, me acuerdo, tenía 15 años y estaba cedido por el Dinamo de Zagreb, en el Zrinjski Mostar. Esa temporada los seguidores me eligieron mejor jugador del equipo. Era muy joven y fue mi primer trofeo individual”.

Ha trabajado mucho para ganar el Balón de Oro: “Hay una máxima que dice “Las mejores cosas no llegan jamás fácilmente” y ese es mi credo. Mi vida está hecha a base de lucha y mucho trabajo para conseguir mis objetivos. No ha sido sencillo, pero he ganado”.

El Hadjuk Split y el Arsenal le rechazaron: “Jamás dudé. A los 18 años no imaginaba llegar a tal nivel, aunque soñaba con llegar lejos o jugar en los grandes equipos. El rechazo de Wenger me lo tomé como un nuevo obstáculo a franquear. Esa era su opinión sobre mí en ese momento”.

Su físico no ayuda: “No me siento inferior a los otros desde un punto de vista atlético. Soy más fuerte de lo que se imaginan. No tengo miedo ni a los duelos ni a la talla de mis adversarios”.

La ‘premonición’ de Zidane: “No ha habido un momento específico en el que me haya dicho: puedes ganarlo. Cuando hacía recuento de los trofeos individuales que he ido ganando este año y sobre todo cuando vi que estaba en la lista de 30 finalistas, empecé a creerlo. Pero hay una cosa que no olvidaré nunca. Cuando Zidane llegó a ser entrenador del Madrid en enero de 2016, me llamó un día a su despacho, después de un entrenamiento. Me explicó cómo me veía como jugador y también qué esperaba de mí. Me dijo que era un futbolista muy importante para mí. Y sobre todo, que me veía como un jugador que, mañana, podía ganar el Balón de Oro. Cuando alguien como Zidane, con su personalidad y su historial, te dice esto, te sube la moral.

Le admiraba y le respetaba enormemente como jugador. Me veía como alguien a quien yo me parecía, tranquilo y un poco tímido. Esperaba de mí que me expresara más sobre el campo, que me abriera. Necesitaba de mí que fuera una pieza clave en el equipo, en una época en la que hemos jugado verdaderamente bien al fútbol. Esas palabras de Zidane me ayudaron a ir más allá en mi juego. Sin embargo, a pesar de esas palabras, no osé a creerlo”.

¿Perdió opciones por perder la final del Mundial?: “No, dejo a los demás el derecho a pensarlo. Creo que un único partido no puede decidir la suerte del Balón de Oro. No te niego que después de la final estaba demasiado triste para pensar en el que Balón de Oro, pero esa tristeza se convirtió en alegría a nuestro regreso a Croacia. Cuando vimos a la gente en la calle teníamos la sensación de ser campeones del mundo”.

Messi y Cristiano: “En la historia quedará que un jugador croata, representante de un país pequeño, ganó el Balón de Oro después de Cristiano y Messi, que son jugadores de otro nivel. Nadie tiene derecho de compararse a ellos. Son los mejores de la historia de este deporte. Ir detrás de ellos es increíble. No creo ni por un segundo que esto se ha acabado para ellos”.

Le comparan a Cruyff: “Que me comparen con él es un inmenso honor, era un jugador increíble, además de un entrenador inmenso. Llevé el 14 en el Tottenham y en la selección en homenaje a él. Y porque el 10 no estaba disponible”.

Sus modelos: “Como jugador y como persona. Zvonimir Boban. Tenía 13 años cuando llevó a Croacia a semifinales del Mundial 1998. Perdimos contra Francia… otra vez. Boban es una fuente de inspiración para mí. Un día, en el Tottenham recibí un mensaje que decía “Puedes llamarme si quieres, firmado Zvon”. Y pensé que era una broma de uno de mis amigos. Le llamé y era él de verdad. Nuestra conversación de sirvió psicológicamente. Porque venía de una persona a la que admiraba y me impresionó por su simplicidad”.

Su puesto en el campo: “Es mediocentro, pero no demasiado arriba, no como un número 10. Me encanta poder organizar y generar la conexión entre la defensa y el ataque, ser el líder del juego. (“¿Cómo Pirlo?”, le preguntan) Exactamente, aunque algunos entrenadores me ponen un poco más arriba, a la derecha o a la izquierda, me gusta estar en el centro, en el medio de todo el mundo. Dicho esto, me gusta mi posición actual en el Madrid, hacia la derecha, porque hay muchas permutas. En el fútbol de hoy en día, mirar únicamente hacia adelante no es posible. A menos que seas Messi o Cristiano, todos los demás debemos defender”.

Por qué no usa el Instagram como los demás: “Lo tengo, pero sólo subo fotos de fútbol y cuando hay cosas importantes, un partido grande o un título. Soy así, tengo una vida normal, en familia. Me levanto por la mañana, voy al entrenamiento, llevo a mis hijos a un colegio internacional aquí en La Moraleja… Casi todos los días como en Valdebebas y salgo muy tarde de allí. Vuelvo a casa, voy a buscar a mis hijos y juego con ellos. Veo películas con mi mujer, tenemos una pequeña sala de cine en casa”.

Su vida en casa: “Vemos películas en casa, escucho reggaeton pero sobre todo música tradicional croata, voy a los restaurantes… Tengo la particularidad de poder comer todo lo que quiera sin engordar, es genético. Con mi mujer nos gusta abrir una botella de vino de vez en cuando, tenemos vinos croatas, italianos, españoles, franceses…”.

Cómo se cuida: “Hago pequeñas siestas y hago lo que todo lo que un deportista de alto nivel debe hacer. Como bien, me preparo bien y duermo bien. Trabajo mucho en mí e intento recuperar bien tras los partidos. Mi mujer me ayuda mucho en casa con mis hijos, a los dos más mayores les debo explicar que el descanso forma parte de mi trabajo”.

Una persona normal: “Me considero alguien normal. Y me comporto como tal. Y veo que la gente me ve así. Como alguien humilde. Y voy a decir una cosa, me alegro de que alguien normal pueda ganar el Balón de Oro”.

Dónde pondrá el trofeo: “Los primeros días, en mi dormitorio. Al lado de la cama. Así, cada vez que me despierte podré decir que no es un sueño, que está ahí. Luego buscaré un sitio bonito para dejarlo y rendirle honores. Tengo otros trofeos, pero este estará en un lugar privilegiado”.


Internacionales

En Portada