No tengo ninguna duda. Nuestra Liga Nacional llegó a un punto en el que, o se transforma o se hunde para siempre. El formato actual tuvo su éxito pero ya dejó de tenerlo y habrá que hacerle algunas modificaciones. Sabemos que desde el torneo 2018-19 se jugará con 12 equipos pero el tema no sólo pasa por la cantidad de clubes. También pasa por el tipo de torneo que vamos a tener.

Siempre he creído que a los directivos de los clubes de Liga les falta visión y valor para asumir ciertos riesgos. Ellos llegan a las reuniones con sobrados aires de sabiduría pensando sólo en el beneficio de su equipo y no en cómo fortalecer el torneo en el que todos participan. Y yo les pregunto a todos ellos, si en realidad fueran tan buenos, entonces, ¿por qué nuestra Liga está como está?

Para medir el éxito o el fracaso de algo debemos tomar como única guía los resultados en números. El romance aquí no aplica y además el romance muchas veces engaña. En cambio los números son fríos. Los números no mienten. Y los número dicen, no ahora, sino desde hace ya algún tiempo, que el aficionado cada vez va menos al estadio. El interés por lo local se va viendo superado por lo internacional. Cuando cosas así suceden es importante reaccionar.

Y aunque nunca es tarde para esa reacción, debemos decir que aquí se han tomado demasiado tiempo para entender que esto no va bien. Por eso es importante que el torneo 2017-18 nos ofrezca algunas novedades en cuanto al formato. Particularmente me gusta el utilizado en Costa Rica. Dos vueltas regulares y un cuadrangular final. El ganador de las vueltas regulares clasifica directo a la final en caso de no ganar el cuadrangular. Si gana el cuadrangular es campeonísimo. Un formato similar tuvimos en Honduras pero con torneos largos. No sé, sólo es una idea. Me gusta aunque yo jugaría un pentagonal en lugar de cuadrangular.

Con este formato el terminar primero de las vueltas tendría un valor determinante. No como ahora que se limita a un simple cierre como local y clasificar con dos empates en semifinales. Los clubes lucharían mucho más por ese liderato. Si se tropieza en el pentagonal siempre seguirá con opciones al tener su pase garantizado a la final. Aquí lo dejamos para su análisis. Por supuesto que pueden discutirse otras opciones. Lo importante es iniciar el nuevo torneo con algo diferente.

 

 


Opinión

En Portada