Amarga tarde en el Morazán para el fútbol de Honduras y para el proyecto de Jorge Luis Pinto. Costa Rica volvió al mismo estadio en el que en 2004 eliminó a la bicolor del mundial de 2006 y resolvió muy bien con un empate que les permite llegar a 7 puntos. De nuevo Honduras no tuvo piernas, no tuvo fuerza. Y la que tuvo se le terminó al final de los 45 minutos.

Porque Mario Martínez se fundió al final del primer tiempo. Andy Najar parece que sufrió una contractura muscular que habitualmente sucede cuando existe sobrecarga. Y en general el resto del plantel se fue diluyendo sin respuesta. Hoy Honduras tuvo el partido cuando Lozano marcó el 1-0 pero decidió no liquidarlo. Costa Rica quedó tocada y los nuestros no supieron aprovecharlo. Es como si la orden fuera anotar y replegarse un poco.

Incluso con el empate de Waston Honduras no tuvo reacción. Pinto parece que prefirió el 1-1 que arriesgar por el triunfo. Retira del campo a Erick Andino y manda a Boniek. Todos pensamos que Eddie Hernández sería mejor opción para pescar algo por arriba.

Al final de la cuarta fecha Honduras suma 4 puntos. No es que estemos eliminados pero es tan bajo el nivel de la era Pinto que la verdad nos deja con muchas dudas. El colombiano sumó su partido oficial número 15 con la bicolor. De 45 puntos posibles sumó 16 para una calificación del 35%. Nadie llega tan lejos con esos números.


Opinión

En Portada