Jugadores albos celebrando el tanto que los adelantaba en el marcador.

No fue ni cerca un buen partido. Sin grandes jugadas a gol y lleno de enredo, trámite complicado y algunas fricciones. Es más, durante los primeros 45 minutos el Olimpia no remató una tan sola vez al marco de Kevin Hernández. Había sido mejor Real España en la inicial pero no por jugar bonito y lucido. Era mejor porque quería más el gol pero sin mucho orden y sin mucha idea.

Para el complemento el Olimpia salió más decidido pero volvemos a lo mismo, era tener más la pelota sin hacer mucho con la misma. La más clara la tuvo Real España cuando en un tiro libre cobrado por Dárixon Vuelto apareció solo Allans Vargas. El central de manera increíble elevó su remate muy lejos del marco de Donis.

Unos minutos después llegaría el único tanto del duelo gracias a un pase filtrado del “Patón” Mejía que recibe por la derecha Kevin Álvarez. Su centro al área encontró un mal despeje de Will Barahona para el gol en meta propia.

De ahí en adelante el Olimpia manejó el partido dejando sin oportunidades al Real España para el empate. El duelo por cierto, no logró completar sus últimos dos minutos debido a disturbios en las gradas que obligaron al central Armando Castro a dar por finalizado el partido.

 


Nacionales

En Portada