Saluden por favor a la nueva reina del tenis.

Naomi Osaka logra su segundo torneo de Grand Slam de manera consecutiva al vencer a la doble campeona de Petra Kvitova, ganando así su primer Abierto de Australia en sets de 7-6, 5-7 y 6-4.

Al momento de recordar lo que sucedió en el Abierto de Estados Unidos, todos nos remontamos a ese penoso momento protagonizado por Serena Williams. En aquel entonces, Osaka se convirtió en la primera asiática en llegar al primer lugar del ranking WTA.

En un partido dónde la checa hizo hasta lo imposible por salvar jugadas, se resistió y tuvo un partido de primer nivel después des superar una cirugía en 2016.

Al finalizar y perder el segundo set, Osaka rompió en llanto, pero en el tercero regresó con la determinación de romper el servicio de Kvitova y convirtió su quinto punto de partido.

Así se terminaron dos horas y 27 minutos de partido en el Rod Laver Arena.

Hola, lo siento, hablar en público no es lo mío realmente, así que espero poder superar esto”, muchas felicitaciones para Petra, siempre quise jugar contra ti y has pasado por mucho. Eres realmente increíble y es un gran honor haberme enfrentado a ti en la final de un Grand Slam”, afirmó.

La japonesa de apenas 21 años se convirtió en la número uno mundial más joven desde la danesa Caroline Wozniacki, que tenía 20 cuando llegó a lo más alto del ránking en 2010.


Polideportivo

En Portada