Esta vez Panamá no perdonó frente al marco y tampoco arrugó en un partido en el que estaba obligado a ganar. 3-0 categórico que los ubica en el tercer lugar de la tabla. Ahora deberán ir a Estados Unidos a morir por un empate que los dejaría virtualmente en el mundial. Y viendo lo mal que estuvo el equipo de Bruce Arena, ese empate no ve demasiado lejos.

Gabriel Torres abrió la cuenta con un golazo a los 35. Luego gol en contra de Mitchell a los 57 y Abdiel Arroyo cerraba la cuenta al 85. Fiesta en Panamá pero fiesta con cautela. El triunfo levanta los ánimos pero lo más difícil se vendrá en octubre. De nuevo dependen de ellos, como en la eliminatoria pasada. Pero no quieren revivir ese drama.


Internacionales

En Portada