Ya cuando el sorteo colocó a México en el grupo F, era sencillo llegar a la conclusión que, para la escuadra azteca, el camino hacia la fase de cuartos de final es casi imposible. Y es que de pasar a octavos, su más probable rival es Brasil. Bueno, de hecho clasificar a octavos no será tarea fácil ya que comparte con Alemania, Suecia y Corea del Sur.

Así que los caminos de México para aspirar a ese tan ansiado quinto partido pasan primero por dejar a los alemanes como segundos de grupo y a juzgar por el antecedente más reciente eso no está muy al alcance de sus manos.

No vamos a poner en duda la calidad de México en los mundiales. Pero tampoco vamos a poner en duda que Alemania es mucho más que México. Entonces la lucha del tri por el pase a la siguiente ronda estará en los partidos frente a Corea del Sur y Suecia. Los aztecas debutarán ante Alemania saliendo del más complicado en la primera fecha.

Si México logra ser segundo de su grupo entonces su rival en octavos sería Brasil que no deberá tener mayores problemas en conquistar el primer lugar de su grupo E que comparte con Suiza, Serbia y Costa Rica.  Creo ya van entiendo el por qué del título de mi comentario.

La única forma que vemos posible para que México pueda tener opciones de un quinto juego es que, en caso de pasar a octavos, su rival no sea Brasil. Y para eso, o México deja como segundo a Alemania, o Brasil se cae y pasa a octavos como segundo de grupo. Poco probable, ¿verdad?


Opinión

En Portada