Cuarta etapa con sorpresiva victoria del francés Arnaud Démare, primer triunfo local en esta 104 edición del Tour de Francia.

Pero la nota negativa del día la ha dado Peter Sagan. Con el afán de colocarse en una mejor posición de cara al sprint final de la carrera, el eslovaco le ha propinado un codazo al británico Mark Cavendish, provocando la caída de éste y la de otros dos ciclistas. Cavendish ha tenido que ser hospitalizado y se perderá el Tour por una fractura de clavícula.

Inicialmente, Peter Sagan había sido penalizado mandándolo al último lugar de la etapa y restándole 30 segundos en la clasificación general. Algo totalmente ridículo por tratarse de un ciclista que no compite para ganar el Tour, sino para conquistar victorias de etapa y quedarse con la clasificación de los puntos al final. Esa clasificación que Sagan ha liderado 5 años de manera consecutiva. Sin duda es un ciclista extraordinario, pero con un carácter que lo lleva a cometer errores como el de hoy. Finalmente los comisarios tomaron la decisión correcta: excluir a Sagan de la competencia.

La baja de Cavendish es también lamentable. Ganador de 30 etapas del Tour de Francia, llegó a éste con la mente puesta en igualar o superar el récord de más victorias de la leyenda belga Eddy Merckx, con 34. Aunque a sus 32 años todavía le queda combustible para volver a competir en las próximas ediciones.


Internacionales, Polideportivo

En Portada