Los comentarios llegaron desde todos lados luego que México venciera a los Alemanes dando la gran sorpresa en este mundial de Rusia. Esos comentarios añoran con ver a Honduras jugando como lo hace México en los mundiales. Y esos deseos llegaron envueltos en una inmensa ingenuidad y sin en el más mínimo sentido de lógica. Es que no podemos aspirar a ser iguales o superiores a México cuando en nuestra actualidad ni siquiera estamos al nivel de Costa Rica.

Es increíble pero, en apenas 11 años, nuestra Liga Nacional pasó de ser la mejor de Centroamérica a convertirse en la tercera o cuarta de la región. Y sin una Liga competitiva y con calidad será muy difícil que seamos un país destacando en el plano internacional.  Todo el declive comenzó a sentirse de manera más fuerte en 2007 cuando inició el proceso rumbo al Mundial de Sudáfrica.

Estábamos tan desesperados por volver al Mundial que se pisoteó sin misericordia nuestro torneo local. Calendarios apretados, convocatorias excesivas, etc. Y se puso peor rumbo al 2014 alcanzando su momento más crítico rumbo a 2018 con Jorge Luis Pinto que se llevó de encuentro todo lo que pudo en relación al torneo doméstico. Claro, nuestros directivos lo permitieron.  Y no es cierto que la Selección Nacional está por encima de todo. En ningún país desarrollado la Selección esta por encima de la Liga. Están en el mismo nivel. En Honduras no.

Luego vamos con nuestros directivos de Fenafuth y su persistencia por traer a un entrenador extranjero. No hay dinero pero quieren seguir drenando lo poco que hay. Debemos ver lo hacen nuestros vecinos. En Costa Rica cuentan con jugadores que tienen características muy similares a los nuestros. ¿Qué están haciendo ellos que nosotros no? Bueno para empezar han trabajado para fortalecer su torneo local. Y en segundo lugar dejaron de pensar en entrenadores costosos y sin conocimiento de su fútbol y pasaron a técnicos del medio local.

Porque cuando contrataron a Pinto el colombiano no era un entrenador de nivel mundialista. Pinto era un entrenador extranjero pero con una larga carrera en Costa Rica. Y cuando Pinto se va, mantuvieron su línea de mano de obra local. Y ya vimos cómo los ticos clasificaron solventes a su quinto mundial.  A lo mejor en Rusia no logren grandes resultados pero siempre intentan mostrarse con personalidad.

Entonces señoras y señores, dejemos de soñar con querer ser como México y pensemos primero en igualar y luego superar a Costa Rica. Debemos trabajar para que nuestra Liga vuelva a ser la mejor de Centroamérica. Honduras sigue teniendo jugadores de mucha calidad. Los buenos futbolistas aparecen cada día pero no están encontrando la plataforma adecuada para crecer y convertirse en figuras.  Y la plataforma ideal es el torneo doméstico. Así es en Argentina, México, EEUU y Costa Rica entre otros. Menos en Honduras. Aparentemente nuestros directivos saben algo que nadie más sabe. Sea lo que sea que ellos creen saber deben aceptar que están equivocados y que deben cambiar el camino de sus ideas.


Opinión

En Portada