Esa semana había sido tormentosa, no sólo para Roger Rojas, sino que para todos. Lo fue para los jugadores, para el entrenador y para la directiva. ¿Cómo manejar de la mejor forma las declaraciones del atacante hondureño? Al final el club encontró la manera ideal. Porque todo escaló a un nivel muy alto pero todos, al final, supieron llevarlo bien.

Eso sí, el regreso a la titularidad no fue inmediato. Primero suplente y al ingresar el aplauso de la fanaticada. Luego titular el sábado ante Cartaginés y un golazo para los tres puntos.

Y lo mejor del gol fue su celebración. Correr hacia el entrenador Nicolás Dos Santos para ponerle punto final a la polémica.  Antes de eso el abrazo con todos sus compañeros, incluído el de Jonathan McDonald. No quedó ninguna duda que el problema ha quedado atrás, casi en el olvido.

Roger Rojas llegó de esta manera a 10 goles en la Liga de Costa Rica ganándose las palmas tanto de la prensa local como de los aficionados.


Internacionales, Legionarios

En Portada