Suecia clasifica por décimo segunda vez a la Copa del Mundo. (Foto: Uefa)

Italia empata 0-0 con Suecia en Milán, y son los escandinavos los que clasifican para Rusia 2018 tras el 1-0 en el juego de ida. Duro golpe a un fútbol italiano que ha venido en caída libre en los últimos diez años.

El fracaso se veía venir tras la estrepitosa caída 3-0 en Madrid contra España en el mes de septiembre. El llegar a repechaje los ponía en un panorama complicado, y sobre todo cuando el sorteo los mandó a eliminarse con Suecia. Un equipo ordenado con una defensa muy sólida, contra una Italia sin idea y sin pizca eficacia a la hora de terminar lo poco que generaron. Un cierre de partido desastroso donde Chiellini y El Shaarawy fueron los únicos que intentaron cambiar el rumbo de la eliminatoria (muy mal tiene que andar un equipo para que sea Chiellini quien genere el juego de ataque).

Fue hasta el final con la suya el entrenador Gian Piero Ventura, que prefirió darle minutos a Bernardeschi y condenar al banco de suplentes a uno de los mejores de la liga, Lorenzo Insigne. Nada del ofensivo Belotti, al que su club el Torino le puso precio de 100 millones de euros para el que lo quiera. Nada de Immobile, que con la Lazio pocas perdona, pero con la camisa nacional es uno menos. Excelente Suecia que pegó en el momento oportuno y jamás perdió el orden. Jugó con la desesperación del rival y de manera muy merecida estará en Rusia el próximo año.

Se va Buffon y su despedida no será en un partido mundialista. Se le escapó la posibilidad de ser el primer jugador de la historia en estar en seis mundiales.


Internacionales

En Portada