Hace cinco años se vivió una igual Atlanta y hoy una alerta de tormenta invernal amenaza la ciudad anfitriona del Super Bowl LIII.

En aquel entonces hubo carros, camionetas y buses del servicio público escolar quedaros atascados en las diferentes autopistas de la ciudad y a partir de cualquier momento se podría ver una historia similar o peor en estos días antes del evento más caro en el deporte.

Atlanta es una ciudad conocida por el tráfico, incluso bajo nevadas relativamente ligeras.

Existe una alta posibilidad de que se forme una capa de hielo sobre los caminos también es una “preocupación fundamental” entre las autoridades de emergencia, dijo Homer Bryson, director de la Agencia de Manejo de Emergencias y Seguridad Nacional de Georgia.

“Es muy parecido a lo que vimos en 2014. Las carreteras no tendrán tiempo de secarse antes de que la humedad o precipitación sobre ellas se congele”, ahí es cuando tienes una capa de hielo y eso ocasiona accidentes, que provocan embotellamientos, problemas de seguridad pública y lesiones”.


Polideportivo

En Portada