Por ahora Paulo Guerrero se perderá los juegos ante Nueva Zelanda por el repechaje.

Perú y Brasil están impactados después de que Paulo Guerrero diera positivo en un test antidoping realizado el pasado 6 de octubre en el encuentro ante Argentina clasificatorio para el Mundial de 2018. El delantero del Flamengo ha sido suspendido durante 30 días hasta conocer la sanción definitiva, por lo que se perderá el trascendental duelo ante Nueva Zelanda en la repesca para la cita mundialista.

Todavía se desconoce de manera oficial la sustancia que habría hecho saltar las alarmas a la agencia antidopaje, pero Globoesporte avanza que ha sido la Benzoilecgonina.

Esta sustancia es el principal metabolito de la cocaína, aunque todavía no se sabe a qué se debió la ingesta ni la forma de contaminación. La benzoilecgonina aparece en las pruebas antidopaje por varios motivos. El consumo de cocaína es uno de ellos, pero también podría aparecer por la ingesta de analgésicos ya que también es un buen antídoto para el alivio de dolores musculares.

La benzoilecgonina se forma en el hígado y es la primera sustancia que alerta del consumo de cocaína o de medicamentos prohibidos por su relación con dicha sustancia. Y es que la benzoilecgonina está presente también en Esterom, un medicamento para tratar los dolores musculares.

En el caso de Guerrero, el problema podría estar, siempre según el entorno del delantero, en un jarabe para la tos que contiene pseudoefedrina, un estimulante prohibido por ser un tipo de anfetamina. El peruano asegura que el pasado 6 de octubre jugó ante Argentina con gripe y por ello tuvo que medicarse con un jarabe que pudo ser el detonante del positivo.

De hecho, esta sustancia también es usada de manera común en países como Perú y Bolivia para trato el mal de altura ya que los partidos internaciones de estas dos selecciones se suelen jugar a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

 


Internacionales

En Portada