No hay duda, el entrenador francés menospreció a su rival de Segunda B (tercera división) y estuvo cerca de quedarse eliminado de la Copa del Rey. La ida la había resuelto cómodamente 0-2.  Pero así como ha estado el Real Madrid lo prudente era no arriesgar con tantos suplentes que en realidad no eran suplentes de los titulares sino que son suplentes de los suplentes.

Al descanso se fueron con ventaja para el Fuenlabrada. Luis Milla a los 25 minutos sacó remate que Navas no logra contener. Ya antes de ese gol la visita había tenido un par de aproximaciones claras. Para el segundo tiempo ingresa Gareth Bale y las cosas mejoraron un poco. Asistió a Borja Mayoral para el 1-1. Y luego también para el 2-1 marcado por el mismo Mayoral.  Esto sucedió a los 63 y 70 minutos. Pero el Fuenlabrada se resistía a irse del Bernabéu con las manos vacías y logró el empate a los 86 minutos con gol de Álvaro Portilla.

Así terminó el duelo de 16avos de final en Copa del Rey. Un vacío estadio se dedicó a silbar a su equipo y a su entrenador. El Madrid no anda bien y tendrá que mejorar mucho y muy pronto.


Internacionales

En Portada