El sueco Zlatan Ibrahimovic, que milita en Los Ángeles Galaxy, ha confesado en su libr próximo a salir, que hizo todo lo posible para no jugar en el Paris Saint Germain, cuando estaba en el AC Milan, adelanta el portal “Aftonbladet”.

 

Su libro llamado “Jag är fotboll” (Yo soy fútbol), presuntamente saldrá a la venta en Suecia dentro de dos días, “Ibra” asegura que el entonces consejero delegado del Milan, Adriano Galliani, lo “engañó” y le dijo en una reunión que no lo venderían tras la Eurocopa 2012.

A las pocas semanas, mientras pasaba sus vacaciones en Suecia, su agente, Mino Raiola, le llamó para contarle que el Milan lo había vendido al PSG y que Leonardo Araújo, director deportivo del club francés, lo iba a contactar para negociar el contrato.

Cuando hablé con Mino le dije que debíamos hacérselo difícil al PSG, que les diríamos que quería mantener el mismo sueldo que en el Milan. Quería conseguir que dijeran algo como ‘estáis exagerando, es suficiente’. Sería una forma de lograr que se retiraran“, narra el exjugador del Ajax, Juventus, Inter, Barcelona y Manchester United.

Asimismo,  Zlatan confiesa que le mandó al equipo francés una serie de exigencias y que luego le dijo a su mujer que el PSG “nunca” las aceptaría, aduciendo que no se marcharía a París.

“Pero a los veinte minutos, Mino me llamó y lo único que dijo fue: “Has conseguido todo”, afirma el internacional sueco, quien entonces aceptó que no había “marcha atrás” y pidiendo a a su agente que cerrase el trato porque él es “un hombre de palabra”.

Ibrahimovic, de 37 años, jugó durante cuatro temporadas con los “parisinos” (2012-2016) y estableció el récord de goles (156 en 180 partidos), una marca que hace unos meses fue superada por su ex com`pañero, el uruguayo Edison Cavani.

Escrito en colaboración con el periodista Mats Olsson, “Jag är fotboll” (Yo soy el fútbol) es el segundo libro sobre su carrera de la estrella sueca, que en 2011 publicó “Jag är Zlatan Ibrahimovic” (Yo soy Zlatan Ibrahimovic).

El primer ensayo literario de “Ibra“,  en compañía del escritor David Lagercrantz, fue muy polémico, en especial por las acusaciones vertidas contra el entonces entrenador del BarcelonaPep Guardiola, a quien acusó de no tener “huev***” y de “cag***” con Mourinho, al frente del Real Madrid en aquella época.


Internacionales

En Portada